martes 27 junio 2017 | 16:46

Ambulantes serían una “bomba de tiempo” en Av. Pachacutec frente al terminal Pesquero

Ante los últimos acontecimientos de un incendio de gran intensidad, que dejó miles de pérdidas a los comerciantes, puesto que los bomberos voluntarios ya llevan combatiendo el fuego durante más de 100 horas en el edificio donde funcionaba la galería Nicolini, en la zona comercial de Las Malvinas, ubicada en el Cercado de Lima.

 

Karina Guingo, flamante secretaria general del sector Micaela Bastidas, en la zona Inca Pachacútec, manifestó que, en su sector, el problema principal es el comercio ambulatorio que hace tres años que ocupan las calles Rivagüero, Wiracocha, María Parado de Bellido y Huayna Cápac, Así mismo la berma interna de la avenida Pachacútec.

 

Además de los mototaxis y paraderos de combis informales, es por ello que exige a la autoridad edil, para que ordene el comercio ambulatorio y el transporte, que se encuentran en los alrededores de la principal avenida, con la finalidad de evitar accidentes e incendios a futuro.

 

 

 

 

Por su parte un vecino del lugar señaló que ante el hacinamiento de ambulantes y de ocurrir un siniestro o sismo, sería “una bomba de tiempo”, por lo que responsabilizó a las autoridades locales y de lima metropolitana y se estima que estarían interrumpiendo el libre tránsito, unos 800 comerciantes ambulantes.

 

 

 

 

En tanto, la secretaria general, Karina Guingo, indicó que ha informado al alcalde ángel Chilingano Villanueva en varias oportunidades, sin embargo, ha hecho caso omiso a sus reclamos.

 

 

 

 

Ante la presencia del desorden en el comercio y el transporte frente al terminal pesquero, tanto la autoridad local y de Lima Metropolitana, tendrían que tomar cartas en el asunto de inmediato y no lamentar vidas humanas y materiales, ante un posible desastre o incendio de grandes proporciones.

 

 

 

  • Robinson Flores

    Es un clásico los ambulantes en cualquier rincón comercial. Trabajan por necesidad sin robar a nadie, pero también la mayoría son bien sucios. Ya pues, si van a reclamar su estadía al menos sean limpios, honrados, entendibles y cultos al momentos de hablar y no sean cutreros con los turistas que vienen un rato al distrito, de la estación Villa María.