Jueves 8 Enero 2015 | 16:43

#JeSuisCharlie: la matanza que desafía el humor en Francia

Miles de personas de todo el mundo se solidarizan con las víctimas del ataque terrorista a la revista “Charlie Hebdo”.
Foto: EFE

El miércoles, 7 de enero, en la mañana tuvo lugar una masacre en la sede de la revista satírica “Charlie Hebdo” en París.  Mientras se reunían el editor en jefe de la revista,  Stephane Charbonnier, conocido como “Charb”, con otras víctimas cuando hombres enmascarados y fuertemente armados con rifles de asalto Kalashnikov abrieron fuego contra ellos. Según se informa, los hombres que entraron a asesinar gritaron “Allahu akbar”, que en español significa “Dios es grande”.

Las víctimas de esta masacre fueron los caricaturistas Stephane Charbonnier, Jean Cabut, Georges Wolinski, Bernard Verlhac, Philippe Honore y el economista Bernard Maris, entre otros.

 

Foto: AFP FRED DUFOUR

Foto: AFP FRED DUFOUR

 

En el pasado, Charb había recibido amenazas de muerte, por lo que estaba bajo protección policial. Especialmente después de que en 2011 las oficinas de la revista fueran incendiadas con una bomba en respuesta a caricaturas del profeta Mahoma.  En una entrevista realizada por  la agencia AP, señaló que para él Mahoma no es sagrado. “No culpo a los musulmanes por no reírse de nuestros dibujos. Vivo bajo la ley francesa. No vivo bajo la ley coránica”, afirmó.

En varias ocasiones Charlie Hebdo tuvo que defenderse en los tribunales por las caricaturas del profeta Mahoma impresas en la revista que habían enfurecido a los musulmanes. Sin embargo, la revista no se concentraba en la sátira contra el islamismo, si no que incluía burlas a la extrema derecha, el catolicismo y el judaísmo.

 

Foto: BBC

Foto: BBC

 

Tras los crueles ataques el mundo respondió  con una simple frase:  #JeSuisCharlie (Yo soy Charlie). Se trató en un principio de una simple etiqueta en Twitter, sin embargo se convirtió en la expresión de un sentimiento y una convicción compartida por millones de personas alrededor del mundo. Se trata de en un desafío a la violencia y a la intolerancia que posibilitaron la matanza.

Asimismo, fue el principal mensaje de los cientos de miles de franceses que se reunieron en la Place de la Republique en París para solidarizarse con las víctimas del asesinato.  Por parte de las autoridades fueron apagadas las luces de la Torre Eiffel que quedó a oscuras en la capital francesa. Además en muchas otras partes del mundo se juntaron las personas para mostrar su solidaridad ante la masacre.

En estos momentos tiene lugar una masiva operación de búsqueda para localizar a los sospechosos del atentado. Según medios locales, los dos hermanos sospechosos fueron avistados en un vehículo tras robar una estación de servicio al noreste de París.